FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

FADSP Federacion de Asociaciones en defensa Sanidad Publica

Sanidad Hospital Publica Enfermera Medico Doctor Gestion privada operaciones sanitario paciente

35 años defendiendo la Sanidad Publica

Compromiso

Fecha de Publicacion : 14/02/2017
Fuente : https://www.saludadiario.es/opinion/compromiso
Autor:  Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (ADSP)
 
 
El paciente es lo primero. Los pacientes son el eje del sistema. Todo lo hacemos pensando en el paciente… Y podríamos seguir con multitud de frases que enuncian esta intención de que el sistema sanitario se orienta al paciente. Y efectivamente, los pacientes, los ciudadanos son tanto los propietarios del sistema de salud, como su razón de ser y, sobre todo, los dueños de sus decisiones en salud.
Miguel Gonzalez HierroPero estas frases se quedan muchas veces en un brindis al sol, en una mera declaración de intenciones, si analizamos como funciona en la práctica el sistema de salud.
 
Y no todas las deficiencias de funcionamiento son achacables a ese ente, a veces intangible, que llamamos "la Administración", todos ponemos nuestro granito de arena. Bien es cierto que cuanto mayor capacidad de decisión, mayor responsabilidad activa o pasiva se tiene.
Por ello, cuando vemos la ausencia de horarios pensados para la gran mayoría, las consultas acumuladas o masificadas, el trato a veces displicente con el paciente, los déficits de información, los recortes en la financiación, la primacía de intereses privados o particulares sobre los generales, las listas de espera desproporcionadas, la toma de decisiones sin contar con la ciudadanía… vemos tantos y tantos hechos en los que la realidad desmiente crudamente que el paciente sea el eje del sistema.
 
Compromiso. Compromiso de la Administración, legislando y gestionando, dando prioridad a estos intereses, aunque sea impopular entre algunos colectivos profesionales o empresariales. Compromiso de los profesionales, no asumiendo de forma imperturbable situaciones que son o pueden ser lesivas para los pacientes. Compromiso de los pacientes, no consumiendo inadecuadamente recursos. Y compromiso de la sociedad en general, sancionando de forma efectiva la irresponsabilidad.
 
El hospital psiquiátrico de Asgard, en una pequeña localidad noruega, ha puesto en marcha a instancias de las autoridades sanitarias una unidad donde el paciente psiquiátrico elige, decide libremente, tomar psicofármacos o no hacerlo y seguir otras pautas terapéuticas. Las relaciones horizontales han sustituido al paternalismo tradicional. En palabras de un responsable médico regional, "la opinión del paciente es tan valiosa como la del médico".
Esto es un ejemplo serio de compromiso. Y en un área difícil, muy difícil.
 
¿Que hace falta financiación y disponibilidad de tiempo? Seguramente, pero, ante todo, hace falta compromiso.

Recuperemos la equidad en el sistema público de salud

Fecha de Publicacion : 14/02/2017
Fuente : http://lacronicadesalamanca.com/194400-recuperemos-la-equidad-en-el-sistema-publico-de-salud/
Autor:  Esperanza González Marín
La Federación por la Defensa de la Sanidad Pública lleva un tiempo insistiendo, con razón, en que estamos perdiendo las características de equidad y universalidad que la ley de Sanidad exigía al sistema de salud.

En efecto, existe una discriminación geográfica y social que hace que la accesibilidad y la calidad de la asistencia sea diferente, no sólo por hábitat rural o urbano sino, también, de una comunidad a otra.

Desde el modelo de financiación autonómica del 2001 que implantó el gobierno de Aznar, los presupuestos de los sistemas de salud dependen de cada comunidad y de aquí las diferencias entre ellas tanto en la dotación económica como en la elección de los gastos (por ejemplo, Cataluña gasta el 25 % de su presupuesto en conciertos con centros privados).

Nuestra comunidad, desde los recortes, ha descendido, dentro del ranking de las comunidades, del tercer puesto al quinto en lo que se refiere a la opinión ciudadana sobre su funcionamiento, pero si nos fijamos en datos objetivos, en lo que se refiere al presupuesto “per cápita” somos los octavos (recordamos que tenemos 17 comunidades). Son aún más llamativos los datos sobre lista de espera, ya que en el porcentaje de pacientes que piden consulta con el especialista y se la dan en 15 días, estamos los octavos, los catorceavos en el ítem de los pacientes a los que les dan cita con Atención Primaria en 24 horas y en los treceavos en demora quirúrgica (lógico, teniendo en cuenta que somos los décimos en número de quirófanos). Son datos de 2016 y todos sabemos que estas cifras han empeorado en el último año. La FADSP ha propuesto una serie de medidas correctoras de estas diferencias (en artículo de M. Martín “Por un cambio progresista de la financiación sanitaria” Nueva tribuna 18/ 12/ 2017), de las que señalaremos algunas de ellas, como:

Que el presupuesto “per cápita” sea mismo en todas las comunidades (o con pequeñas variaciones que no superen el 10%).

Que el Consejo Interterritorial de Salud realice un Plan destinado a estudiar las diferencias objetivas entre comunidades y a corregirlas (envejecimiento, recursos…) y un Fondo destinado a las necesidades de gasto.

Que la existencia de una Agencia única de compras de medicamentos ayudaría a la disminución de gasto.

Así como que la creación de una agencia estatal que difunda protocolos y guías clínicas unificaría los criterios asistenciales. Para todo esto sería necesario que el Ministerio de Sanidad recuperara su función y abandonara esta actitud de apatía.

La defensa de la sanidad pública

Fecha de Publicacion : 31/01/2017
Fuente : http://lacronicadesalamanca.com/193037-la-defensa-de-la-sanidad-publica/
Autor:  José Mª Casado Romo. ADSP Salamanca


La Sanidad Pública está de actualidad en CyL tras el éxito de la manifestación popular de hace unos días en Valladolid. Éxito no sólo de participantes, sino también de plataformas ciudadanas y organizaciones de todo tipo y llegados de toda la Autonomía. Se ha logrado construir una red social decidida a hacerse oír, apoyar y defender su actual modelo sanitario en crisis porque sienten en sus vidas que el sistema está fallando.

El reconocido y apreciado sistema de salud que entre todos se consiguió y que debería velar y cuidar de su salud de todos, ha comenzado a dar síntomas de ineficiencia. Se trata de un tipo de enfermedad que a veces afecta a las organizaciones; se vuelven lentas, poco flexibles, con procesos redundantes y costosos, débiles por recortes de personal y recursos, y son parasitados por la buro-política y por los lobbies o grupos de poder económico que buscan su margen de rentabilidad comercial en los servicios públicos de salud.

Las consecuencias son las listas de espera y los recortes de prestaciones para los pacientes, y la desmotivación y la falta de implicación  de los profesionales en su organización. Se dice de la justicia que cuando es lenta y llega tarde, no es justicia; eso mismo pasa con la sanidad cuando la espera es larga. Este deterioro y merma de lo público parece programado para dejar espacios de negocio a los seguros y empresas privadas de gestión y de provisión de  servicios sanitarios. Ya ha sucedido antes con el HNS, el servicio de salud inglés, que fue en parte nuestro modelo sanitario y que, privatizándose poco a poco por servicios desde 1983, fue perdiendo equidad, calidad y aumentado los costes. Este es el móvil de la manifestación

Ante ello, la administración sanitaria autonómica se defiende con la dialéctica y la manipulación de los datos. Aseguran que creen en la sanidad pública y continúan con un pueril argumento diciendo que nuestros resultados están por encima del promedio nacional y que han privatizado menos que otras autonomías (lo cual no augura nada bueno).

Conviene analizar la deriva del sistema respecto al inicial rumbo marcado tomando referencias. Una referencia importante es que la Atención Primaria de salud que supuso la novedad y fue el eje de la reforma sanitaria de 1986 (Ley General de Sanidad), está en franco abandono. Han pasado 30 años, pero la evidencia científica sigue demostrando su pertinencia. Son funciones de la Atención Primaria (entre otras), la promoción de hábitos saludables, la prevención y detección precoz de las enfermedades cardio-vasculares, tumorales e infecciosas que representan la mayoría de los casos de la mortalidad y de la morbilidad en nuestro medio, y que generan sufrimiento, saturación de urgencias, de consultas y hospitales, y además costes elevados en diagnósticos y tratamientos. También es la puerta de entrada al sistema, le da coherencia, y es la aproximación de la sanidad a la población, especialmente a la rural.

Desde la  Consejería de Sanidad se defiende OTRO modelo de sanidad pública, donde el Estado será sólo provisor de fondos, dejándose la gestión y la provisión de “servicios rentables” a las empresas del sector en régimen de conciertos público-privados, siguiendo el malogrado modelo inglés.

Defender y mejorar nuestro patrimonio, NUESTRA Sanidad Pública, es la obligación de nuestros gobernantes y deberían haber estado en primera fila de la manifestación para demostrarlo. Si no lo hacen, nuestra obligación de ciudadanos es recordárselo y pedirles que dejen el puesto a alguien que quiera y sepa hacerlo mejor.

Galicia: Defender la sanidad pública

Fecha de Publicacion : 07/02/2017
Fuente : http://www.sinpermiso.info/textos/galicia-defender-la-sanidad-publica
Autor:  Xosé María Dios

La Plataforma SOS Sanidade Pública de Galicia, con el apoyo de las múltiples lataformas de Defensa de la Sanidad Pública de todas las áreas sanitarias de la Comunidad Autónoma que agrupan numerosas organizaciones vecinales, de enfermos, profesionales, ONG, asociaciones de atención primaria, sindicatos y partidos de la oposición, han concentrado el pasado 5 de febrero a más de 30.000 personas en la Plaza de la Quintana de Santiago en rechazo al proyecto de contrarreforma de la Lei Galega de Saúde (LGS), de los recortes y privatizaciones del sistema sanitario público.

La reforma de la LGS aprobada por el gobierno bipartito (PSdG-PSOE), cuyo desarrollo fue paralizado por Nuñez Feijoo cuando recupero el poder, pretende desmantelar los hospitales comarcales (alejando a la población rural de los servicios hospitalarios), consolidar la sumisión de la Atención Primaria a las gerencias hospitalarias, acabar con la participación social en la planificación y control de la atención de salud, promover agencias y otros chiringuitos de gestión privada para fragmentar el sistema y precarizar las condiciones de trabajo del personal sanitario y privatizar la investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) poniendo los recursos y pacientes al servicio de las multinacionales (afines a Feijoo) que patentaran los resultados obtenidos con dinero público.

La segunda causa de la protesta tienen que ver con los recortes y privatizaciones puestas en marcha por la Xunta de Galicia para desmantelar el Sistema Sanitario Público y facilitar el desembarco de hospitales propiedad de multinacionales, aseguradoras y fondos de inversión. La saturación de las urgencias hospitalarias evidencian el colapso del sistema con unas litas de espera cada vez más ocultas resultado de la disminución de personal, camas y recursos diagnósticos y el abandono de la Atención Primaria.

La Plataforma exige un encuentro con Feijoo para negociar la retirada del proyecto de reforma y la apertura de un proceso abierto y participativo para recuperar los recursos sanitarios desmantelados durante el gobierno del Partico Popular.

La Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública, que ha participado activamente en la movilización, hace un llamamiento a mantener y acrecentar las movilizaciones hasta conseguir estos objetivos. FADSP

http://www.fadsp.org/index.php/sample-sites/manifiestos/1616-sos

"El problema de la sanidad pública gallega no es de funcionamiento sino de desmantelamiento"

Xosé María Dios

Xosé María Dios, portavoz de SOS Sanidade Pública, explica los motivos que han llevado a la plataforma a convocar una gran manifestación contra la nueva ley de salud de la Xunta. Le entrevistó Miguel Pardo para eldiario.es.

El proyecto de la nueva Lei de Saúde impulsado por el PP ha vuelto a sacar miles de personas a las calles, sobre todo en las áreas sanitarias que la iniciativa quiere suprimir. Sindicatos, asociaciones de vecinos, ayuntamientos y diferentes colectivos se han manifestado en Galicia contra una modificación legislativa que enmarcan en uno nuevo "ataque" a la sanidad pública y en un proceso de "privatización" del sistema sanitario gallego. La Plataforma SOS Sanidade Pública ha convocado para el próximo miércoles 24 concentraciones en diferentes localidades, todas ellas previas a la gran manifestación que se celebrará en Santiago de Compostela el domingo 4 de febrero. Hablamos con uno de sus portavoces, Xosé María Dios, médico de Atención Primaria en la localidad de Outes.

Se convocan concentraciones en todas las áreas sanitarias y manifestación el día 4 de febrero en Compostela. ¿Cuál es el motivo principal de estas movilizaciones?

Hay dos motivos fundamentales. El primero es que el PP, en pleno mes de agosto, presenta el proyecto de modificación de la Lei de Saúde de 2008, que era una buena ley aunque sin desarrollar. Con esta iniciativa, lo que se hace es eliminar las áreas sanitarias, con todo lo que eso conlleva. Como ejemplo, el Hospital da Costa de Burela va a pasar a depender de Lugo y ya no de su gerente y de sus directivos... Veremos cómo se enteran en el Hospital de Lugo delo que está ocurriendo con los urólogos en A Mariña. El argumento de la Xunta es que con esta reforma se acerca la sanidad a los ciudadanos, pero es ilógico decir esto cuando se retiran gerentes y el equipo directivo de estas zonas, a donde, por poner otro ejemplo, iría un día un urólogo de referencia y al día siguiente, otro. Pasan a ser meros distritos, tanto en A Mariña como en O Salnés, en Monforte o en O Barco.

Pero hay más...

Aprovechando todo este lío, el día 10 de enero ha entrado en vigor también la modificación de la Lei de Garantías que, básicamente, implica que si pides cita, pasan 45 días y en el Sergas no te la dan para una consulta o prueba diagnóstica, o 60 días en el caso de una intervención quirúrgica, te derivan a la privada. Obviamente, si el personal y los recursos se reducen, los plazos no se van a cumplir nunca. Esta misma semana yo he enviado a una enferma a traumatología. ¡Y le han dado cita para dentro de diez meses!

¿Es así de dura la realidad en la sanidad pública gallega?

Esa es la realidad. Es la propia Administración la que incumple sus plazos porque no pone los medios para que se cumplan. Cualquiera que esté metido en el sistema sanitario sabe que es inviable porque el propio Sergas lo hace inviable. Aquí no se hace como en Madrid, donde se hicieron hospitales que luego se privatizaron; aquí, directamente, se pasan los pacientes de la pública a la privada. Es algo muy lesivo para los intereses de la sanidad pública de Galicia. ¿Cómo puede decir la Xunta que este nuevo modelo acerca la sanidad a los ciudadanos o mejora el sistema? Deben pensar que hablan para gente tonta o que no entiende. ¿óomo va a mejorar el sistema si estamos viendo cada poco como con cada pico de gripe se saturan los hospitales o los servicios de Urgencias?

El presidente de la Xunta le resta importancia a esas saturaciones...

Feijóo también dijo que en vez de amontonar gente en los pasillos de Urgencias, mejor que se amontonen en las habitaciones... Hombre, también podía poner literas, pero cualquiera que entienda cómo funciona el sistema sanitario sabe que eso implica personal de limpieza, de cocina, enfermeros, médicos, etc. No es sólo tener al paciente paciente, sino tener los recursos y el personal para atenderlo. Es una verdadera irresponsabilidad decir estas cosas.

Las críticas de sindicatos, pacientes y plataformas insisten en la falta de recursos y personal. ¿A qué cree que se deben estas carencias? ¿Es una decisión política? ¿Económica?

Es una política definida que consiste en desmantelar el sistema sanitario publico para que sigan creciendo los grandes hospitales privados. Es la política del gobierno del PP y todo lo que hace se encamina a eso, al igual que privatizan la docencia o la investigación. Se crean organismos ad hoc para privatizar, como la Axencia Galega de Colocación. Cualquier persona que observe esto desde fuera pensará que cómo es posible gobernar siendo tan fuerte con los débiles y tan débil con los fuertes, pero es así.

¿Hay un problema de gestión en los hospitales?

Si desgranamos el problema, nos daremos cuenta de que no nace en los hospitales sino en la Atención Primaria. Cuando se crearon las EOXI (gerencias de gestión integrada), desmantelaron la Primaria, quitaron la gerencia y pasamos a depender de los hospitales. Es lo que nosotros denominamos hospitalcentrismo, porque toda la sanidad pública pasa a depender de estos centros. So desmantelas los servicios de Primaria, no pones sustitutos y no cubres plazas, es evidente que la gente se busca la vida. Si una persona enferma pide cita y no se la dan hasta tres o cuatro días después lo que hace es buscar alternativas y acude a los PAC (Punto de Atención Continuada) o a Urgencias. El problema no nace en el hospital porque no haya camas, que también, sino en Primaria. Si no eres capaz de absorber toda la demanda, la gente acude a los hospitales, que recogen todo aquello que no es atendido en la Primaria. Es de sentido común.

¿Es, entonces, una cadena?

Es una cadena pero nace donde nace. No vale ese diagnóstico, que emplea Feijóo, de que el problema nace por un mal funcionamiento en los hospitales. Pues no, eso es un error porque el problema nace en otro lugar. Pero con todo, a quien le corresponde que los hospitales funcionen bien es a él y al Sergas y no a los trabajadores. El buen funcionamiento del sistema depende de ellos y si no son capaces de lograrlo, que los actuales gestores lo dejen y pase a quien sepa resolverlo. El problema no es de funcionamiento sino de desmantelamiento del sistema sanitario.

A la hora de analizar el problema, el Sergas también señala la ciudadanía que hace un mal uso de las Urgencias.

Si en las autopistas la culpa es de los conductores por querer pasar 18 horas en medio de la nieve, aquí te dicen que la culpa es de la gente que no acude al primer nivel asistencial. Eso es mentira y echar balones fuera, acusando a la parte más débil de la cadena, que es el enfermo. La gente claro que va a la Atención Primaria, como no va a ir si yo mismo he tenido 53 pacientes en el pico de la gripe... Pero si a mí me llegaron diez personas sin cita, otras diez irían al hospital para ser atendidos. No hay recursos.

Describe una realidad muy complicada, ¿cree que es consciente la mayoría de la sociedad de ella?

Si no se sabe más es porque grandes medios de comunicación no reflejan esta realidad, sino los informes que día tras día saca la Consellería de Sanidade y que hablan de una Galicia en el país de las maravillas. Cualquiera que viva el sistema sanitario en primera persona sabe de sobra que no funciona como dicen. Y lo sabe también cualquiera que vaya a pedir cita porque comprueba que eso de los 45 días de espera es una falacia. Con todo, hay medios que apoyan la versión del Gobierno y no hacen caso de las denuncias que se hacen, pero se van a enterar de lo que pasa con la gran manifestación del 4 de febrero.

Habla de falta de recursos y medios, de privatización, ¿pero qué medida urgente tendría que tomar la Xunta para solucionar los problemas de la sanidad pública?

Es muy fácil. Hay una Lei de Saúde del año 2008 que está sin desarrollar y que, sin ser la mejor, es mucho mejor que la que se quiere aplicar ahora; hay que desarrollarla con consenso. Tanto la enseñanza como la sanidad o la dependencia son cuestiones que hay que resolverlas por consenso. No puede venir un partido, por mucho que tenga mayoría absoluta por cuatro años, a hacer lo que le dé la gana o a deshacer lo que le dé la gana. Tienen que sentarse los partidos con los sindicatos, las asociaciones de pacientes, las plataformas sociales y sanitarias, los ayuntamientos y las asociaciones de vecinos y desarrollar la ley de 2008. Y lo que no se puede hacer, sobre todo, es hacer las cosas en contra de todos.

¿De todos?

En la plataforma estamos elaborando un vídeo en el que juntamos a personas que explican la situación de la sanidad pública. En él aparecen partidos, sindicatos, plataformas, vecinos... ¡Y ningún miembro del PP! Pero claro, ¿qué vamos a esperar de un partido que presentó el proyecto para modificar la Lei de Saúde en pleno mes de agosto y que lo llevó al Parlamento el 7 de diciembre, en medio de un puente festivo? Lo quieren ocultar porque saben del rechazo que hay, pero han dado en hueso. Vamos a impedir que el PP desmantele el sistema sanitario público gallego.

http://www.eldiario.es/galicia/movimientos_sociales/Xose-Maria-Dios_0_731077209.html

Por favor no manipulen. La sanidad en Castilla y León en los informes de la FADSP

Fecha de Publicacion : 04/02/2017
Fuente : http://www.nuevatribuna.es/articulo/sanidad/favor-manipulen-sanidad-castilla-leon-informes-fadsp/20180204185347148149.html
Autor:  Marciano Sánchez Bayle
 

En todas las CCAA, incluyendo Castilla y León las cosas han ido a peor, y por lo tanto hay muchos motivos de queja y reivindicación

Estos últimos días y coincidiendo con la convocatoria de una manifestación en Valladolid por las Plataformas para la Defensa de la Sanidad Pública, que tanto éxito ha tenido, desde la Consejería de Sanidad se ha hecho hincapié repetidas veces en la buena posición que esta comunidad tenia en el Informe de los Servicios sanitarios de 2017 que elabora la FADSP, y por ello me veo obligado a hacer algunas precisiones:

La primera es que los Informes conviene leérselos enteros y no solo los que nos conviene. Si lo hubieran hecho habrían descubierto que entre otras cosas este Informe señala en su Introducción (y cito textualmente):

A partir de 2009 los servicios sanitarios públicos han sufrido una agresión continuada con un proceso de recortes muy importante, entre 15.000 y 21.000 millones € menos de presupuesto anuales según las diversas fuentes, recortes que se han producido en todas las CCAA sin excepción, pero cuya intensidad ha variado mucho de unas a otras, y aunque en los 2 últimos años se han producido algunos incrementos presupuestarios (de nuevo con mucha variabilidad según las CCAA), estos, ni de lejos han recuperado la situación previa.

Estos recortes se han evidenciado sobre todo el los recursos humanos disponibles (los trabajadores sanitarios) que han sufrido una disminución general aparte de un notable empeoramiento de sus condiciones de trabajo, pero también en el funcionamiento del sistema sanitario, especialmente en lo que respecta a las listas de espera, por lo que la opinión de la ciudadanía sobre el mismo ha empeorado de manera muy notable (por ejemplo el porcentaje de personas que señalan que el sistema sanitario funciona bien o bastante bien ha pasado del 73,88% en 2010 al 66,1% en 2016, o las personas que piensan que las listas de espera empeoraron el último año fue en 2009 el 13,10% y en 2016 el 28%) .

Por otro lado la aplicación del RDL 16/2012 en cuanto a los copagos farmacéuticos ha supuesto la exclusión del acceso a la prestación farmacéutica de muchos enfermos (las encuestas señalan que las personas que por motivos económicos no retiran de la farmacia medicamentos prescritos suponen un 14,76%, y el Barómetro Sanitario refiere que son el 4,4% de la población, que trasladado al total de la población supondrían 2,04 millones de personas), sin que el Ministerio de Sanidad haya hecho ningún intento de evaluar el impacto sobre la salud de la falta de adherencia a los tratamientos.

Estos problemas son generalizados de todo el Sistema Nacional de Salud y han afectado, en mayor o menor medida, a todas las CCAA, pero una vez mas ha habido distintas formas de aplicación de las mismas que, incidiendo sobre las diferencias previas las han aumentado o disminuido.

Hay que ser conscientes de que este Informe, como todos los anteriores, no hace sino una comparación entre las distintas CCAA y evalúa la posición relativa que cada una de ellas tiene respecto a las demás, por eso si todas las CCAA han empeorado, como ha sucedido, el resultado no tendría que variar si lo hubieran hecho en la misma medida.

Es decir en todas las CCAA, incluyendo Castilla y León las cosas han ido a peor, y por lo tanto hay muchos motivos de queja y reivindicación, que también las habría si nada hubiera empeorado, porque lo normal es que la ciudadanía y los profesionales quieran una Sanidad Pública de excelencia y un servicio público como el sanitario debe estar abierto a la mejora permanente.

La segunda es que la puntuación de Castilla y León fue de 78 sobre un máximo posible de 114, no de 100 como se ha señalado, lo que evidencia que hay un espacio significativo de mejora.

La tercera es que el Informe evalúa la situación global, pero no lo hace (por falta de datos) con la de las comarcas, ciudades, etc, de cada comunidad autónoma, que en todas ellas, pero sobre todo en aquellas muy extensas como es el caso de Castilla y León, encubre muy importantes desigualdades que deben ser tenidas en cuenta a la hora de garantizar la atención sanitaria de calidad a toda la población, y por lo tanto no puede usarse para obviarlas.

Una última cuestión, el Sr. Consejero de Sanidad y en general del Gobierno de Castilla y León debería de estar más que orgulloso de que una tan importante cantidad de personas de esta Comunidad (mas de 50.000) estén preocupadas por el funcionamiento del sistema sanitario y dispuestas a proponer alternativas de mejora y a manifestarse para lograrlo, antes que la descalificación, que parece que ha sido la vía adoptada, lo más razonable es que la Consejería se hubiera puesto a la cabeza de las reivindicaciones y las hubiera aprovechado para mejorar el sistema sanitario regional, que por supuesto esta muy necesitado de ellas. Y como no ha sido así, aunque sea modestamente, quiero agradecer a las decenas de miles de personas que estuvieron el sábado en Valladolid, y a las que sin estar apoyaban la movilización, su compromiso y su interés por la Sanidad Pública, ellos son los que nos hacen fuertes y los que permiten que a pesar de los recortes y las privatizaciones nuestro sistema sanitario resista y pueda seguir avanzando, esta es la verdadera “marca España” que el gobierno, el regional y el central, deberían promocionar, una población comprometida con su salud y su sistema sanitario.